ALBERTO DE AGOSTINI

(1883-1960)

“Es una verdad indiscutible que Tierra del Fuego posee tan grandiosos e imponentes paisajes y panoramas, que nada tiene que envidiar de Suiza ni a los Alpes; sus numerosos fiordos igualan, si no superan, a los tan decantados de Noruega y, en cuanto la rigidez de su clima lo permite, puede figurar entre las más pintorescas regiones de la Tierra.”

 

Alberto de Agostini

“Treinta años en la Tierra del Fuego”

1/7

Alberto de Agostini (1883-1960) nació en los Alpes italianos, en el seno de una familia de editores y cartógrafos, su infancia transcurrió en el sitio donde tuvo origen el alpinismo italiano. Creció en una atmósfera de curiosidad geográfica y fascinación por las montañas, la naturaleza y las grandes zonas inexploradas, lo que ejerció una fuerte influencia sobre su espíritu. 

 

De los cerros y quebradas que fueron el patio de juego de su niñez, De Agostini pasó a las cumbres más altas de su tierra natal, convirtiéndose en un alpinista experto durante su juventud. Siguiendo la tradición familiar, profundizó en la documentación geográfica y se instruyó en las nacientes técnicas de registro fotográfico y fílmico. Con todo ese acervo y formación de vanguardia, De Agostini llegó a Magallanes en 1910 como miembro de la Congregación Salesiana, dando inicio a una infatigable labor de explorador, fotógrafo y documentalista a lo largo de varias décadas, que se centró principalmente en los macizos montañosos de Tierra del Fuego y Patagonia. Se internó por sus rincones más apartados, logrando varios hitos en la historia del montañismo y la exploración de Chile, como el descubrimiento del fiordo De Agostini, el primer cruce de Campo de Hielo Sur y el primer ascenso a los montes Sarmiento y San Lorenzo.

 

El legado de Alberto de Agostini como explorador y documentalista es enorme. Su obra consta de decenas de libros en varios idiomas, un archivo fotográfico con miles de imágenes y varios registros fílmicos en 35 milímetros, entre los que destacan el primer documental rodado en Magallanes. Esta extensa obra es testimonio de la fase final del proceso de incorporación de las regiones de Aysén y Magallanes al mundo occidental, donde se exploró y definió la frontera entre Argentina y Chile, estructurando la ocupación humana a partir de grandes estancias ovejeras. Esto tuvo como consecuencia la declinación de las antiguas etnias fueguinas, hecho del cual De Agostini no fue indiferente, dejando el más completo registro fílmico que se conoce de ellas y un testimonio crítico de la implacable persecución y aniquilamiento de los que fueron objeto.

Desubre más sobre los viajes de Alberto De Agostini

POSTALES DE HIELO

Sitio diseñado por Nuria Muguruza y Alfredo Pourailly 

© Todos los derechos reservados